miércoles, 24 de agosto de 2016

MUSEO DE LAS RELACIONES ROTAS

En la ciudad alta de Zagreb y cerca de la iglesia de San Marcos, nos encontramos con un museo de lo más curioso, el Museo de las Relaciones Rotas.

Nos quedamos sorprendidos y, la curiosidad de saber en que consistía este museo, nos empujó a entrar. Las obras de arte de este museo no son pinturas, ni esculturas, ni cuentan la historia de una ciudad o un país. Las obras de este museo son objetos materiales de personas anónimas que les recuerdan, de alguna manera, una relación ya finalizada, una relación rota.
 
El tema principal del museo son los recuerdos materiales que han evocado en la persona el dolor, la nostalgia o el remordimiento. Estas relaciones rotas son entre personas, pero también son relaciones con objetos, ciudades, drogadicciones, sensaciones...


 
Los objetos son sencillos y corrientes pero muy emotivos: fotos, vestidos, zapatos, muñecos, naipes...cualquier recuerdo material de alguna relación acabada. Todos los objetos van acompañados de un escrito, explicando el significado del objeto en la relación rota. Las historias que se cuentan no tienen porque ser fracasos, también se cuenta las sensaciones buenas de una relación, aunque ésta ya esté terminada.
 
La temática del museo es muy poco convencional y las historias que se cuentan son cotidianas, tórridas, románticas, apasionadas...trocitos de una vida cualquiera a la que fácilmente podemos sentirnos identificados.
Este museo nació de la ruptura de una pareja, Drazen Grubisic y Olinka Vistica. Al finalizar su relación no sabían como repartirse los pequeños objetos que les recordaban historias, recuerdos...pensaron que, lo que les ocurría a ellos, seguramente también les ocurría a otras personas en la misma situación. Empezaron a acumular objetos de otras personas y las exhibieron en la Bienal de Zagreb de 2006. El éxito fue rotundo y empezaron a mostrar su colección en distintas ciudades europeas hasta que se instalaron en Zagreb.

El museo, por su innovación, fue galardonado con el premio Kenneth Hudson en el año 2011
Aunque ya no acepta donaciones sigue recibiendo objetos de todo el mundo, una manera de desprenderse de un objeto y de reconocer el final de la relación.
Por su temática es curioso de ver aunque se necesita bastante tiempo para leer, por lo menos, las historias más interesantes.
El museo se encuentra en Cirilometodska, 2. El precio es de 25 HRK/pax.


No hay comentarios:

Publicar un comentario