jueves, 19 de marzo de 2015

ALGUNOS CONSEJOS EN CLAVE DE HUMOR PARA SUPERAR EL MIEDO AL AVIÓN

Viajar es para muchos una forma de evadirse, de conocer culturas, de ver mundo, de valorar lo que se tiene...al menos eso significa para mi. Pero, de la misma manera que se tiene esta necesidad casi vital de viajar, muchos experimentamos, al mismo tiempo, una sensación muy angustiosa al pensar que para viajar a ciertos sitios lejanos es imprescindible coger el avión.

Retrocedo unos cuantos años atrás. Por mi miedo a coger el avión, nos recorrimos casi toda Europa en coche. Si, si...llegamos incluso hasta el Cabo Norte y también recorrimos toda Grecia partiendo de Barcelona y utilizando el coche y el barco, pero no el avión.
Llegó un día en que me planteé el problema en serio: que voy hacer cuando hayamos recorrido toda Europa? Mi mundo se acaba.
Mis primeros viajes es avión fueron a las islas: Mallorca e Ibiza....

....durante el rato del vuelo, de poco mas de media hora, lo pasé mal, muy mal

Al cabo de un par de años hicimos planes y buscamos un destino más o menos cercano, Londres. 

Me mentalicé que tenía que hacer el viaje y acto seguido compramos los billetes. 
Dios..que he hecho!...este fue el primer pensamiento que tuve al acabar de comprar el billete. A medida que se acercaba el día de la partida, en vez de estar ilusionada me encontraba deprimida y con mucha ansiedad.

El día del viaje y a pesar de llevar días sin poder dormir, tenia unos ojos como platos, el corazón se salía del pecho y tenia unos nervios que por cualquier cosa que me decían saltaba a gritos.
Pensé, incluso, en decir a la familia que yo no iba. Todos los malos pensamientos vinieron de golpe. Pero al final me dije: si no lo hago hoy, no lo haré nunca.
Me tome mis dosis de "ayuda" ....

....y directos"pa al aeropuerto"

En esta ocasión el viaje no fue tan horrible como las dos veces anteriores pero tampoco fue demasiado bien. 
Al cabo de un tiempo volvió a presentarse el mismo problema ya que la familia quería viajar a EEUU. Ahora el problema que se me presentaba era gordo, gordo. 
-¿Como voy a superar tantas horas de avión y además cruzando el charco?. 
Fue entonces cuando decidí buscar ayuda. Me fui al aeropuerto de mi ciudad y pregunté por los cursos para superar este miedo irracional a volar.  Y me apunté

Estos cursos constan de varias partes, por lo menos el que yo hice:

-Charlas con el psicólogo.

-Ejercicios de relajación.
-Charlas con pilotos.
-Simulación de un vuelo en cabina.
-Salida en avioneta al final del curso (esta parte es opcional).

Resultados del curso:

-La charla con el psicólogo no me sirvió de gran cosa. 


Puede que su método funcione con otras personas pero a mi no me gustó la "táctica". Cada día tenía que pensar en el día del vuelo e imaginarme todo lo peor que pueda pasar durante el vuelo y cuando me decía lo peor, era imaginarse que el avión se desplomaba, se rompían las alas, se quedaba sin combustible... Esto tiene su significado: se trata de canalizar todo lo negativo para darte cuenta después que este sentimiento de miedo es irracional. Vale, pero en el día a día, a mi me costaba mucho hacer este ejercicio. Más aún cuando estoy con los pies en el suelo y solo me doy cuenta del avión cuando miro al cielo.

-Los ejercicios de relajación y respiración no cabe la menor duda de que van bien.


Pero, a un culo inquieto como el mio, relajarse es casi una misión imposible y, aunque hacia los ejercicios de forma religiosa, la verdad es que no me lo tomaba demasiado en serio y siempre me entraba la risa.

-Las charlas con el piloto.

Estas charlas fueron fundamentales para mi. En realidad fue lo que salvó el curso y me salvó a mí. Los pilotos te explican el funcionamiento del avión, la estructura de las alas, los distintos tipos de seguridad...y puedes hacer todas las preguntas que siempre te han angustiado y que, en definitiva, son las preguntas que al final, si no conoces las respuestas, te hacen sentir el miedo. Si ahora puedo coger un avión es porque he tenido respuesta a todos mis miedos. 

-La simulación en una cabina de vuelo también es importante ya que te das cuenta lo seguro que son los aviones. Tienen que fallar muchas cosas para que algo salga mal.


Acabé el curso bastante satisfecha aunque no hice mi bautizo en la avioneta. Era opcional.

La prueba de fuego vino en los vuelos Barcelona-Amsterdam-Nueva York y los vuelos de regreso a casa. No me cabe la menor duda que fueron mucho mejor que mis primeros vuelos. Después de este viaje, han venido, por suerte, muchos mas. Algunos mejores y otros peores pero los he superado. Ahora, después de un buen número de vuelos, tengo mis "manías" para llevar un vuelo satisfactorio. He de decir otra vez que estos "consejos" son totalmente particulares:

-Pasear por el aeropuerto días antes del vuelo, me ayuda a entrar en escena. Al ver la gente corriendo con maletas te pone en una situación estresante pero al mismo tiempo satisfactoria. Hay ganas de ser uno de esos pasajeros que van a embarcar.

-Días antes del viaje, en mi caso unos quince días, me tomo unas pastillas de hierbas naturales. Las compro en la farmacia y no necesitan ningún tipo de receta. Estas pastillas ayudan a relajar un poco y también a poder dormir los días previos.
- Ir con tiempo al aeropuerto. Si al estrés que ya se tiene encima le sumamos el estrés por la posible pérdida del avión, llegaremos al aeropuerto como un flan.
-Si se toma un vuelo temprano es importante desayunar en el aeropuerto. Luego aprovecho para tomarme la ayuda, ésta si, de receta médica.
-Los primeros vuelos, es mejor sentarse en la zona de pasillo. Mirar por la ventana es algo que se consigue poco a poco. 
-Si puedo, prefiero los asientos delanteros, lo mas cercano a las alas ya que es la zona más estable del avión y lejos de los lavabos ya que se evita el tránsito de pasajeros y, en un vuelo largo, siempre acaba oliendo a rayos. Los asientos traseros son más ruidosos y el avión se mueve más.
-Una vez sentada, me acurruco en un chal bastante grande, en un intento de evitar en lo posible los sonidos del despegue.
-Cuando se pueden utilizar los dispositivos electrónicos, me enchufo mi mp3 con música muy alegre, nada de romanticismos ni música suave para relajar. Siempre utilizo música de letra simple, que pueda tararear sin dificultad, exitosa, alegre o incluso música clásica del tipo de las danzas húngaras o  compositores del estilo de Rossini, nada que me haga pensar demasiado.
-Intento evadirme de alguna manera. Lo que más me funciona son los juegos en la pantalla individual (si tiene, claro) o algún pasatiempo tipo crucigramas. Con las películas me cuesta concentrarme, aunque ya me gustaría poder seguir el hilo de una película de principio a fin.
-Aunque no es aconsejable tomar alcohol en las alturas, cuando sirven la comida la acompaño con una copita de cerveza o vino. Un vasito me va bien.
-Intento caminar, aunque me cuesta, para evitar los coágulos. Es casi de obligación movilizar las piernas.
-Pensar siempre en positivo: "dentro de nada estaré en un país diferente, de vacaciones y me lo pasaré muy  bien." "Las turbulencias son baches de esta carretera aérea, nada más".

En estos momentos, aunque días antes del vuelo, el cuerpo se revoluciona un poco

 
La noche antes me tomo un buen baño relajante.

Puedo dormir sin contar ovejitas.

Al llegar al aeropuerto tengo unos nervios estimulantes y en el avión me enchufo mi música

Algunas veces puedo leer...

...incluso, puedo mirar por la ventana...

...sin sentirme demasiado angustiada


Soy capaz de volar e incluso tengo, alguna vez, "mono". Es muy importante no dejar pasar demasiado tiempo entre vuelo y vuelo, aunque sean vuelos cortos.

Por supuesto, es también muy importante tener una pareja que entienda el problema, que te ayude cuando estás en horas bajas, que te anime y te diga: ¡valiente es quien afronta el problema y tú eres valiente!. 

Espero que, a quién tenga este problema, estos consejillos les sirva de ayuda.
Liberad vuestras alas y echad a volar, el mundo es nuestro!

8 comentarios:

  1. Qué genial es este post! Acabo de descubrir tu blog.
    Yo también tengo miedito a volar, aunque no tan exagerado. Me pongo muy nerviosa los días/horas antes de subir al avión, he tenido ataques de pánico y de ansiedad antes del despegue, y siempre estoy muy pendiente de cada ruido que hay, no sea que se haya roto algo y nosotros sin saberlo!! jaja
    Y no hablemos de las turbulencias... me pongo a llorar... Pero vivo en Londres y mi familia vive en España, así que los vuelos no me los evito, tengo buenos motivos para volar e ir a ver a mi familia. Además también me encanta viajar, así que tengo que pasar estos malos ratos para cumplir el objetivo y ver lugares nuevos cada 2 por 3.
    Me alegro que tú también hayas ido superando tu miedo, con la ayuda necesaria, eres muy valiente!!
    Te leeré de vez en cuando, a ver qué sitios visitas.
    Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por el comentario, Diana!!
      El miedo siempre está presente pero ahora se controla un poco mas. Si vives en Londres, haces una buena terapia...volar cada dos por tres. Se pasa mal pero, la familia es la familia!.

      Eliminar
  2. Muy bueno gracias por el consejo y por ponerle garra al post con las imágenes divertidas

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro que te haya gustado. Muchas gracias por el comentario!.

      Eliminar
  3. Hola Carme

    Muy bueno el artículo! jajajajaj, reírse de los miedos y de los problemas demuestra inteligencia ;)
    Genial la elección de la temática de las fotografías :D

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro que te haya gustado y gracias por el comentario!!

      Un abrazo para ti también!

      Eliminar
  4. Carme! yo estoy a punto de coger un avión y aunque no soy de las que les da el ataque y las taquicardias, suelo pasarlo bastante mal, sobre todo antes de viajar. Me alegra saber que se puede superar o al menos, como en tu caso, tener herramientas para poder sobrellevarlo. Espero esta vez no sea tan desagradable, porque son solo 2 horas :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Daniel, todo se puede superar, mejor o peor. Mi caso fue extremo pero he conseguido poder subir a un avión y hacer recorridos largos. Me pongo una medalla.!!
      No te preocupes, dos horas....se pasan volando.!!

      Eliminar